¡NOVEDAD! ¡Nuevas camisetas #basquegang! Ya disponibles!
INTOLERANCIA A LA LACTOSA

Intolerancia a la lactosa

 

A pesar de que utilizamos este término como algo bastante global, la intolerancia a la lactosa se refiere al síndrome clínico, a los síntomas y signos que se producen como consecuencia de una malabsorción de lactosa (azúcar presente en la leche). Producido por un déficit de lactasa, esta es una enzima que se encarga de “trocear” la lactosa en azúcares más simples para que podamos absorberlos.

Por lo tanto podemos distinguir entre 3 términos distintos:

  • Intolerancia a la lactosa: Síntomas y signos de tipo digestivo.
  • Malabsorción de la lactosa: Mecanismo por el que se producen los síntomas.
  • Déficit de lactasa: Disminución o ausencia de la enzima que se encarga de “trocear” la lactosa en el intestino delgado y provoca una malabsorción provocando los síntomas que denominamos como “intolerancia a la lactosa”.

 

¿Qué es la lactosa?

Es el azúcar principal de la leche, se encuentra en una cantidad aproximada de 5g por cada 100ml. Esta es la proporción estándar para todo tipo de leches tanto enteras, desnatadas o de otros animales como leche de oveja o leche de cabra.

Es un disacárido, lo que significa que está formada por 2 moléculas más simples (monosacáridos) que son la glucosa y la galactosa. Nuestro organismo no puede absorber la lactosa sin antes “dividirla” en estos azúcares más simples, y para ello requiere de la enzima lactasa (es la que se encarga de trocear o dividir la lactosa en estos azúcares más simples).

 

¿Cómo se produce la intolerancia a la lactosa?

Cuando la lactosa que ingerimos a través de la leche o algún alimento que la contenga llega al intestino delgado y una persona no tiene unos niveles suficientes de lactasa, no se puede producir esa división en azúcares más simples, es aquí cuándo aparecen los síntomas. Estos síntomas suelen ser gases, distensión abdominal, flatulencias… debido a que la lactosa pasó intacta al intestino grueso.

 

Síntomas

Los síntomas varían de unas personas a otras y también en base a la cantidad de lactosa que se ingiere, como hemos dicho los síntomas más habituales son la distensión abdominal, también dolor abdominal, flatulencias, ruidos abdominales incluso náuseas y diarrea en algunos casos.

 

Lactasa

Por lo general siempre queda algo de esta enzima en nuestro organismo, es por esto que algunas personas solo sientes molestias en ocasiones, y es debido a la cantidad de lactosa que ingieren, en dosis pequeñas la toleran pero en dosis altas no.

La malabsorción de la lactosa suele aumentar con la edad, se da con mayor frecuencia en poblaciones africanas y asiáticas, pero no tanto en las europeas, esto es debido a las adaptaciones y mutaciones que hemos ido creando al domesticar animales como las vacas y habituarnos al consumo de leche desde hace tantos años.

 

Malabsorción secundaria de lactosa

Son causadas por un daño en la mucosa intestinal como puede ser una gastroenteritis, un virus, parásitos… En estos casos se da un déficit de lactasa temporal que dura pocos días. Es por esto que se recomienda evitar lácteos al menos durante un par de días en estas situaciones excepcionales.

 

Enfermedades y fármacos

Enfermedades como la celiaquía, la enfermedad de crohn o el uso de fármacos y antibióticos pueden favorecer estos síntomas y provocar malabsorción de la lactosa.

 

Diagnóstico

Existen métodos y test para verificar si existe una malabsorción a la lactosa, normalmente se provoca una ingesta de equis gramos de lactosa y se observa si aparecen síntomas. En cualquier caso y como hemos dicho anteriormente, casi cualquier adulto es capaz de tolerar cierta cantidad de lactosa por lo que quizás no pueda “superar” la prueba o el test (debido a la alta cantidad de lactosa que se ingiere, en torno a los 50g) pero pueda consumir cierta cantidad de productos lácteos sin problema. Por ejemplo, algo de queso, un par de yogures o un vasito de leche (en torno a los 10-12g de lactosa).

 

Conclusión

Si padeces alguno de los síntomas es probable que tengas malabsorción de lactosa en algún grado pero quizás no tengas que restringir los lácteos por completo. Puedes probar a consumir cantidades más pequeñas, incluso parece que consumir cierta cantidad de lácteos en ocasiones en lugar de abandonarlos por completo puede fomentar el crecimiento de bacterias que digieren la lactosa en el intestino y como última opción puedes tomar lactasa en forma de comprimidos para que te ayuden a digerirla.

Recuerda también que existe gran variedad de productos sin lactosa en el mercado, en realidad son productos normales a los que han añadido la enzima lactasa como ingrediente extra. Estos productos suelen tener un sabor más dulce debido a que los azúcares, como hemos explicado al principio del artículo ya vienen separados o simplificados en azúcares más simples y aumentan el dulzor del producto, pero no te preocupes, la cantidad de azúcar en el producto no varía.

Esto se ha valorado en los últimos tiempos como algo positivo ya que si existen productos que nos aportan los mismos nutrientes con mayor dulzor, de esta forma los consumidores pueden consumir un producto final más dulce sin elevar su aporte calórico añadiendo azúcar. Esto abre una nueva ventana a la población general que es incapaz de tomar un café sin azúcar por ejemplo. También pudiendo ser utilizados en la industria alimentaria para realizar postres como el helado sin tener que añadir tanto azúcar y evitar un aporte calórico tan alto. Además el hidrolizado de los azúcares ha demostrado mejorar también la textura y viscosidad de los productos lácteos lo cual es positivo para el consumidor final.

¿Son los lácteos sin lactosa por tanto, el futuro de cara a reducir la cantidad de azúcar añadido?


Referencias:

1 – Lactose intolerance: diagnosis, genetic, and clinical factors

2 – The Interrelationships between Lactose Intolerance and the Modern Dairy Industry: Global Perspectives in Evolutional and Historical Backgrounds

3 – High lactose tolerance in North Europeans: a result of migration, not in situ milk consumption.

4 – Lactose digestion in humans: intestinal lactase appears to be constitutive whereas the colonic microbiome is adaptable.

5 – Bacterial metabolism and health-related effects of galacto-oligosaccharides and other prebiotics

6 – Dairy consumption and CVD: a systematic review and meta-analysis

7 – Lactose-Free Dairy Products: Market Developments, Production, Nutrition and Health Benefits

8 – Invited review: Sugar reduction in dairy products

9 – Lactose-free frozen yogurt: Production and characteristics

10 – Sensory characteristics of commercial lactose-free milks manufactured in the United States

Este sitio web utiliza cookies para la mejora de tu navegación y recabación de datos sobre tu comportamiento como usuario. Puedes informarte aquí sobre qué es una cookie y consultar nuestra política de datos en la página Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies